Anuncios






Volvió la nave extraterrestre que nos vigilaba en 1991

en noviembre de 1991, un astrónomo estadounidense llamado James Scotti descubría un objeto de varios metros de diámetro muy cerca de la Tierra y, lo que entonces era algo completamente inédito, con una órbita muy similar. El sorprendente avistamiento suscitó todo tipo de interpretaciones, como que podría tratarse de un satélite que caía hacia nuestro planeta, ya que por la forma en la que reflejaba la luz parecía tener paneles reflectantes. Rápidamente surgieron las teorías más extravagantes. Algunos especularon con la idea de que no solo era una sonda artificial, sino que había sido colocada en nuestro vecindario próximo por una inteligencia extraterrestre con la intención de estudiarnos.



El visitante espacial desapareció de la órbita terrestre en 1992, pero volvió a saludarnos el pasado agosto, esta vez desde un poco más lejos, lo que, no faltaba más, hizo resurgir las teorías alienígenas. Claro que ahora los científicos están más preparados para desentrañar sus secretos. Además, un cuarto de siglo después, un objeto que se pasea igual que la Tierra no resulta tan extraordinario, ya que se conocen varios cientos, todos ellos asteroides, que se mueven en órbitas parecidas a las de nuestro mundo.

Los nuevos datos obtenidos por los telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile confirman que la órbita de este objeto no es tan parecida a la de la Tierra como se pensó en un principio. Y no hay ningún dato objetivo que nos pueda llevar a pensar que no tiene un origen natural, también podrían ser desechos de cohetes y lo que muchos de nosotros pensamos una sonda de origen extraterrestre que nos visita...
Share on Google Plus

About Adrian Manuel

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario