Anuncios






¿El manuscrito Voynich descifrado?

«La solución al Manuscrito Voynich». El artículo de Nicholas Gibbs publicado recientemente en el Times Literary Supplement prometía. Con sus desconcertantes dibujos de mujeres desnudas inmersas en alguna mezcla o rodeadas de tubos y chimeneas, sus ilustraciones astrológicas o de plantas no identificadas y el enigmático idioma en que fue escrito en el siglo XV, el manuscrito Voynich está considerado como «el más misterioso» del mundo. Historiadores, criptógrafos, lingüistas, filólogos, investigadores aficionados de todo tipo de disciplinas... incluso la CIA ha intentado descifrar su contenido. Sin ningún éxito, hasta la fecha. De ahí el enorme interés que despertó la noticia de que alguien había logrado romper el enigmático código. Aunque fuera la enésima teoría que pretende resolver el misterio.



Gibbs, que se presenta como investigador de Historia, sostiene que el manuscrito que actualmente se conserva en la Beinecke Library de la Universidad de Yale (EE.UU.) es un tratado médico sobre la salud de las mujeres escrito en una versión abreviada de latín medieval. La obra habría contado con un índice de abreviaturas, precisamente entre las hojas hoy perdidas.

El investigador cuenta que hace tres años recibió el encargo de una productora de televisión para analizar el misterioso libro y descubrió en él formas comunes de abreviaturas latinas medievales, semejantes a las que se pueden encontrar en antiguas guías médicas. «Las abreviaturas corresponden al patrón estándar de las palabras utilizadas en el Herbario Apuleius Platonicus - aq = aqua (agua), dq = decoque / decoctio (decocción), con = confundo (mezcla), ris = radacis / raíz aiij = seminis ana iij (3 granos cada uno), etc», señala. El idioma «voynichés» sería en realidad un escrito taquigráfico en lengua latina que a cualquier interesado en la medicina de aquel tiempo le habría resultado familiar. Descubrió además que algunas imágenes del Manuscrito Voynich habían sido copiadas de otros libros médicos medievales, como el Trotula o De Balneis Puteolanis, de Pietro da Eboli.

Las ilustraciones de mujeres tomando baños, que solían ser prescritos por los médicos antiguamente, le llevaron a concluir que se trataba de un manual ginecológico. Los mapas del zodiaco habrían sido incluidos porque se creía que algunas terapias resultaban más efectivas bajo determinados signos astrológicos.
Share on Google Plus

About Adrian Manuel

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario